inicio |  eventos |  artículos médicos |  publicaciones |  nosotros |  contáctenos

Eventos Próximos  
 

Publicaciones

Publicaciones
Revista Pediátrica
Revista El Pediátra
Boletines Históricos
 

Artículos de Interés

  Esquema de Vacunación
Manual de Puericultura
Revista El Pediatra
Revista Pediátrica

Próximas Actividades

Ley 48 que regula el proceso de Vacunación en Panamá

   
Noticias Pediatrícas
                vía RSS
 
 
 
 

Tema del mes:   ESPASMOS DEL SOLLOZO

Artículo por: Dr. Eduardo Vieto R.
Dra. Isabel de la Hoz.

 

   Actualización:  21-04-2009 a las 1:00 am

Se define al espasmo del sollozo (Breath-holding spells), como un evento caracterizado por crisis recurrentes de apnea transitoria, pérdida del conocimiento y cambios en el tono muscular normal. De inicio súbito, no se considera secundario a patología orgánica ni resultado de una manifestación psiquiátrica.

Entre el 5 y el 7% de la población infantil sana presenta crisis de espasmos de sollozos, sin embargo, algunos autores coinciden en que esta entidad es mucho más frecuente. Por lo general dichos eventos inician entre los 6 a 12 meses de edad con un pico de incidencia entre los 12 y los 24 meses de edad.

Es poco frecuente que se presente en niños mayores de 6 años de edad por lo que su aparición en niños mayores de 4 años amerita especial atención. El 25% de los niños que los presentan tiene un familiar directo que lo padeció en la infancia. Se presenta más frecuentemente en varones.

Son causas frecuentes de síncopes y convulsiones anóxicas secundarias a isquemia o hipoxia, con la consecuente depresión súbita de la función neuronal, en contraste con las convulsiones epilépticas, secundaria a una descarga excesiva de las neuronas.

El espasmo del sollozo a sido dividido en el espasmo del sollozo pálido y cianótico, dependiendo de la coloración de la piel durante el evento. La fisiopatología, en cada caso en particular, es diferente. Entender las características del espasmo del sollozo y poder diferenciarlo de otras entidades, puede ayudar al pediatra a tranquilizar a los padres.

 

bullet  Clasificación y Fisiopatología:

Se reconocen dos formas y dos mecanismo distintos. La variedad cianótica se relaciona más con rabietes mientras que la forma pálida ocurre posterior a un trauma craneoencefálico leve.

1- Espasmo del sollozo de tipo cianótico:
Se inicia en el curso de un llanto vigoroso por dolor, enojo, frustración o capricho. Después de uno o varios movimientos respiratorios durante el llanto, este se interrumpe, el niño entra en apnea ocurriendo una expiración forzada.
Pasados unos segundos, se pone cianótico y puede llegar a perder el conocimiento. El mecanismo es el siguiente: el llanto violento conduce a isquemia cerebral con hipocapnia, anoxia cerebral y espasmo respiratorio, con el consecuente incremento de la presión intratorácica, apnea e hipoxemia.

Se puede asociar a hipertonía con opistótonos o menos frecuentemente a hipotonía ay movimientos que parecen convulsiones. Hay bradicardia. Esta secuencia puede darse en forma completa o incompleta. La recuperación es inmediata al cabo de 1 a 2 minutos.


2- Espasmo de sollozo de tipo pálido:
es mucho menos común que el tipo cianótico, pero se acompaña de manifestaciones clínicas más severas. Posterior a un trauma leve del cráneo, una situación de sorpresa o temor, el niño casi no presenta llanto, exhala y deja de respirar y pierde el conocimiento. Concomitantemente presenta palidez de tegumentos, diaforesis, hipotonía generalizada y breves sacudidas clínicas de extremidades antes de recuperar el estado de la conciencia. Se conocen también como crisis anóxica reflejas pálidas.

Se acompaña de bradicardia debido a una excesiva descarga vagal, lo cual se ha comparado con lo que ocurre al realizar el reflejo oculocardíaco, que al comprimir los globos oculares se transmiten señales aferentes al tallo cerebral a través del nervio trigémino y señales eferentes por vía parasimpática a través de vago ocasionando bradicardia, anoxia cerebral y palidez.

 

bullet  Diagnóstico Diferencial:

La dificultad en el diagnóstico se presenta cuando ninguna persona ha visto el episodio desde el inicio. El examen neurológico es normal y las pruebas de laboratorio no aportan ninguna información. Para confirmar la sospecha diagnóstica se pueden utilizar videos de pacientes cuando presentan la crisis o realizar EEG con monitoreo cardíaco provocando el reflejo oculo-cardíaco.

Cualquiera de los dos casos provoca perdida de la conciencia y una situación similar a las convulsiones, sin embargo es importante tener en cuenta, dentro del diagnóstico diferencial con convulsiones, que estas últimas, por lo general, no se presentan después de un trauma leve o de rabietas.

También hay que tener presente el síndrome de QT prolongado el cual es potencialmente maligno my causa convulsiones anóxicas inducidas por el ejercicio, trauma o excitabilidad del paciente. La hipoxia generalmente produce taquicardia, pero también puede haber asistolia..

En algunos pacientes habrá que investigar patología cardíaca concomitante y en otros anomalías anatómicas o funcionales de las vías aéreas.

 

bullet  Indicaciones de electroencefalograma (EEG):

El EEG no es necesario en todo niño con espasmo de sollozo. Las indicaciones son precisas y se resumen como sigue:

  • Ausencia de un mecanismo desencadenante evidente
  • Primera aparición en niños menores de 6 mese o mayores de 4 años.
  • Presencia o sospecha de convulsiones epilépticas.

bullet  Tratamiento:

No existe medicación especifica ni se justifica tratamiento antiepiléotico en los niños que presentan la forma cianótica.

En casos de pacientes con crisis frecuentes y severas, variedad pálida, deberá valorarse tratamiento con parasimpaticolíticos. En presencia de convulsiones anóxicas prolongadas, hay autores que sugieren el uso de antiepiléticos con el fin de disminuir el período ictal de la convulsión. Aunque aún no ha sido bien demostrado, otros estudios han sugerido tratamiento con hierro ya que consideran la anemia ferropénica, uno de los factores etiológicos.

 

bullet  Pronóstico:

Su desaparición es espontánea y sin consecuencias neurológicas futuras.

 

bullet  Bibliografía:

1- Berman, RE., Kliegman, RM., Jenson, HB: Nelson Textbook of Pediatrics. 16th edition, Philadelphia, Pennsylvania, W.B. Saunders Company U.S.A.., 2,000; 1829
2- Anderson JE, Bluestone D: espasmos del sollozo. Contemp Pediatr 2,000;17(1):61-72
3- Macan H, et al: Espasmo del sollozo en 91 niños y respuesta al tratamiento con hierro. Arch Dis Child 1999;81:261-262
4- Breningstall GN: Breath-holding Spells . Pediatr Neurol 1996;14:91-97
5- DiMario FJ: Breath-holding spell in childhood. Am J Dis Child 1992;146:125-131
6- Lombroso CT, Lei-man P: Breath-holding spell (cyanotic and pallid in fantile syncope). Pediatrics 1967;38:563-581.
7- Gauk EW,Kidd L, Prichard JS: Mechanism of seizures associated with breath-holding spell. N Engl J Med 1963; 268: 1436-1441.

bullet  REFERENCIAS:

1- McEachern R, Douglas G: Hospital-acquired pneumonia: epidemiology, etiology and treatment. Infect Dis Clin North Am 1998; 12:761-779.

2- Marinella MA, Pierson C, Chenoweth C: the sthethoscopes: a potencial source of nosocomial infection? Arch Intern Med 1997; 157: 786-90.

3- Pierson C: nosocomial infections: one overlooked culprit. Clinician Review. 1997;
7: 148-153.

 

Sociedad Panameña
de Pediatría

Tel: (507)-229-7880
Fax: (507)-229-6987
 
   © Sociedad Panameña de Pediatría. Todos los derechos Reservados
Sitio Diseñado y mantenido por Línea Publicidad